Saber existir por medio de la voz escrita, Fernando Pessoa

Calle del Orco

La mayoría de la gente se enferma de no sabe[r] decir lo que ve o lo que piensa. Dicen que no hay nada más difícil que definir con palabras una espiral: es preciso, dicen, hacer en el aire, con la mano sin literatura, el gesto, ascendentemente enrollado en orden, con que esa figura abstracta de los muelles o de ciertas escaleras se manifiesta a los ojos. Pero, siempre que nos acordemos de que decir es renovar, definiremos sin dificultad una espiral: es un círculo que sube sin conseguir cerrarse nunca. La mayoría de la gente, lo sé bien, no osaría definir así, porque supone que definir es decir lo que los demás quieren que se diga, que no lo que es preciso decir para definir. Lo diré mejor: una espiral es un círculo virtual que se desdobla subiendo sin realizarse nunca. Pero no, la definición es todavía abstracta. Buscaré lo…

Ver la entrada original 266 palabras más

Inténtalo.

Trae entre tus airesel perfume dormidode mi anhelo cansado. Libérame del yugo de lo olvidado,del sufrimiento de lo perdido. Consuélame con el beso de lo concebidobajo el manto de la seguridad. Inténtalo.Constrúyeme un cielo,una nube viajera,una nave golondrina que me lleve a ti. Devuélveme el suelodel cual, alguna vez, partí. Esu Emmanuel©