Admiro tanto que sonrías cuando realmente lo sientes, así como que te desboques como loca cuando la sangre te hierve. Me encanta cada lágrima que lloras al dejarte mecer en el seno de la melancolía, así como adoro esas carcajadas de mofa cuando jugamos a hacer tonterías. Te amo, me gustas, te quiero… ¿Me crees?— … Sigue leyendo