Simplemente quiero callar, dejar de cuestionarme, invitar al silencio a mi mente y el sueño a mis manos… Respirar como si fuese un recién nacido, beber de la miel de la vida con esa libertad que da la ignorancia —o la bien estudiada sabiduría—, disfrutar del fluir del tiempo y entregar todo momento a la … Sigue leyendo