Si fueras un humano simple, no tendrías tantas cosas que contar. Deja la simpleza a quienes no saben pensar —o no quieren pensar—. Es de valientes meterse al pantano y saber que, en cualquier momento, se ahogarán.— Esu Emmanuel.

Tantas veces me he querido ir que ya me olvidé de todas las razones por las que me he quedado. Aún siento la necesidad de desaparecer, de dejar de ser la marioneta de un terco que no se cansa de mancillar las hojas. No le encuentro sentido a nada, pero, inconscientemente, hay algo que me … Sigue leyendo

El amor, tal cual como la semilla que es sembrada en tierra fértil, dio flor y fruto en el vientre de mi amada inspiración… Y es hoy que no puedo dejar de oler —ni degustar— su aroma y sabor con el hambre de mis dedos y con las ansias de mi voz.— Esu Emmanuel.

Me descubrí entero en la tibieza de tus dedos y la frialdad de mis poros eyectó, por vez primera, un llanto tímido y lento de sal hecha agua; así lloraba mi alma al roce de tu querer… ¿Cómo poderlo contener? Te estaba sintiendo… ¡Y no pude más que enloquecer mientras lloraba mi cuerpo y mi … Sigue leyendo

Amanecí con tu piel cobijándome del frío, con tus labios paliando el temblor de los míos y, sin abrir los ojos, pude ver que el Sol se asomaba por entre la enredadera de tus largos cabellos. Suspiré… Inspiré… Aspiré… Todo el aroma de tu ser con la esencia dorada y gris que nos reflejaba en … Sigue leyendo

Escribí, tantas cosas escribí, que no recuerdo; desconozco, no sé en dónde me perdí. Y sentí, tantas cosas sentí, que me duele; me carcome, me lacera la llaga que me abrí. He caminado tanto, he caminado en los jardines del ayer, que mi alma se ha hecho ceniza y mis sueños de hollín. Queda la … Sigue leyendo