Sentía sus manos atadas a mi pecho, sus ojos pegados a mis pupilas, su aliento calentándome los labios y su silencio agitándome la vida… No lo entendía, jugaba conmigo como si fuese un chiquillo, mas en el fondo lo que buscaba era sembrarme el veneno de la ira. E, inevitablemente, me tenía… No ponía resistencia … Sigue leyendo

Ya ha empezado a dormirse la noche. La Luna la mira callar. El viento no sopla, está quieto; no la quiere molestar. Y los astros moribundos se asoman entre las penumbras que Ella da. Titilan con deseos incautos, pareciera que la quieren despertar. Y los grillos crían, buscan a la noche arrullar… No se dan … Sigue leyendo