Viento, sopla en su oído cuánto la quiero. Dile al sol que la ilumine siempre, que la arrope en su luz sublime, que la haga sentirme en su calor. Y, si llueve, dile a las nubes que toquen con sus gotas a su ventana. Háganle saber cuán adorada es para mí. Esu Emmanuel.