No hay palabras, no las hay… ¡No las que quiero! ¡No las que busco! ¡No las que imagino en mi enredada cabeza, en mi tibia corteza, en mis adustas ganas de gritar! ¡Y es que, soy agua, pura agua, que va llenándome las venas de sal!— Esu Emmanuel.